domingo, 19 de abril de 2009

Rollitos de canela: Kanelbullar



Hay dos cosas que me gusta comprar en Ikea: sus galletas que llevan chocolate en medio, algo que me tengo totalmente prohibido y los bollitos de canela. Por fin he conseguido una receta que si bien he de mejorar su presentación han resultado buenísimos.

He seguido fielmente la receta del blog La Receta de la Felicidad aunque solo he hecho la mitad de la masa (menos mal que ya tengo báscula y he podido pesar el huevo), los dejé levando por la noche para hornearlos esta mañana y ha sido un fantástico desayuno de domingo.

Ingredientes (para unos 18 bollitos):
250 ml de leche
1 huevo mediano
100 gr de mantequilla
100 gr de azúcar
500 gr de harina de fuerza
2 cucharadas de té rasas de levadura de panadería seca (unos 8 gr.)


Para pintar la masa:
1 yema de huevo
2 cucharaditas de té de leche

Para el relleno:
50 gr de mantequilla
80 gr de azúcar moreno
2 cucharadas de té colmadas de canela


Ponemos en un bol los ingredientes secos de la masa (harina, levadura, azúcar) y agregamos el huevo, la leche y la mantequilla fundida a temperatura ambiente. Amasamos hasta lograr una masa elástica y homogénea. Formamos una bola, y dejamos levar una hora tapada con un paño en un lugar cálido.

Una vez ha levado (dobla su tamaño) estiramos la masa formando un rectángulo de 30x50, si queremos hacerlos rollos de canela (Kanelbullar) de tamaño normal, o si no, dividiremos la masa en dos y estiraremos formando dos rectángulos.

Con ayuda un pincel distribuimos un poco de mantequilla fundida, y espolvoreamos con el azúcar moreno mezclado con la canela. Enrollamos la pasta como si fuera un brazo de gitano, y cortamos en trozos en diagonal, una vez hacia la derecha, y otra vez hacia la izquierda, para obtener unos triángulos de masa de 5 cm en la base por 2 en el vértice superior.

Depositamos los triángulos sobre su base en una bandeja de hornear recubierta de papel de hornear. Los dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doblen su volumen (1 hora y media más o menos), en mi caso como los hice por la noche se han quedado en el horno hasta esta mañana que los he horneado.  Puedes ponerlos en un formato individual o como en mi caso en una bandeja rectangular.


Precalentamos el horno a 170º, y pintamos los rollitos con la yema de huevo batida con dos cucharaditas de café de leche. Horneamos unos 10-15 minutos.

Dejamos enfriar sobre una rejilla. Se pueden congelar, y calentarlos en el microondas 30 segundos de esa manera puedo soñar que cada mañana es domingo.


8 comentarios:

La cocinera dijo...

Que rico Tere!!!
Los encontré recién saliditos del horno.
Besos

Tere dijo...

Casi On Line¡, están riquisimos y son muy fáciles de hacer¡¡ Besos para ti también

escondida dijo...

Hola Tere!

Estuve viviendo en Suecia y me hice súper aficionada a las Kanelbullar... mmm...

Para que te queden más bonitos intenta estirar más la masa con el rodillo, así cuando crezcan no quedará tan gordo. He visto también que las colocas sobre el lateral en la fuente del horno... quedan mejor si las dejas en el otro sentido, con la base del círculo sobre el papel de hornear.

El resto, idéntico a como lo hago yo!! Es la mejor receta ;)

Un saludo!

Rosi dijo...

Estos están de muerte, a ver si por la tarde hago!
ah, no...
aún o estoy libre y hemos decidido ponernos a regimen de dulce!!!

esto es un pecao

Akane dijo...

Bueeeno, qué vicio son estos rollitos de Ikea. Mal asunto fue coincidir en la tienda cuando los daban de degustación, creo que crean adicción :P
A mis padres sobre todo les encantan; igual pruebo tu receta y se los regalo :)

Un beso!

Tere dijo...

Akane si los pruebas has caso de la recomendación de Escondida, tiene toda la razón, estos han sido mis primeros y como los dejé toda la noche y no los distribuí bien en la bandeja me quedaron tumbaditos.

Gracias a las dos, Besosss

LAPIZLAZ dijo...

Ñam ñam, se parecen mucho a las "pullas" tipicas de los paises nordicos.
SAludos

Marus dijo...

Deben quedar adictos sin duda porque deben estar deliciosos.
Buen finde