martes, 20 de abril de 2010

Tarta Mousse de Fresas


El domingo tenía que hornear y hornear, me encanta encender el horno si he tenido un día especialmente estresante, y ese fue mi día.  El resultado es esta preciosa y rica  tarta.  

Es muy, muy fácil de hacer, tiene la ventaja que si tienes una cena con invitados puedes prepararla el día antes y así tienes solucionado el postre.  Tenemos que aprovechar la temporada de fresas, os he dicho que me encantan???? Esta receta tiene éxito garantizado a los amantes de las fresas con nata.

Hay semanas que empiezan en domingo y son terribles: esta es mi semana.  Afortunadamente se comparten con buenas amigas que tienen preparado un Sandwich + un Mojito bien cargado a mitad de semana.  Compañeras, aunque os autolesionéis os quiero igual, sois las mejores ¡¡

Ingredientes:
Base de 21 cm.

600 gr. de fresas
200 gr. de azúcar
1 sobre de Royal (puede ser otra marca) 0 % grasa de gelatina de fresa
3 láminas de gelatina roja (puede ser normal) 
125 ml. de leche 
500 ml. de nata montada sin azúcar
Una base de bizcocho: el mio es Genoise: 2 huevos, 60 gr. azúcar y 60 gr. de harina.

Puedes usar una base de bizcochos de soletilla o galleta, pero a mi me gusta el bizcocho Genovés como base y la verdad es que ha quedado espectacular.  Si te decides hacerlo pincha aquí e irás a la receta.  Eso si, la he hecho adaptada a mi molde y tarta.  Una vez esta frío resérvalo y déjalo en un molde para luego incorporar la mousse o crema de fresas.

Mota la nata, sin el azúcar.  Reservamos.

Tritura las fresas con el azúcar y reservamos.

En un plato pones en remojo las tres hojas de gelatina mientras preparas el resto hasta que se "hinchan".

En un cazo calienta la leche, cuando rompe a hervir la quitas del fuego y pones el sobre de gelatina de fresa y disuelves bien, incorpora y mezcla bien las hojas que ya se habrán hinchado.  Deja que enfríe un poco.

Ahora a mezclar todo bien:  incorpora a la nata las fresas trituradas con el azúcar, la leche con las gelatinas tibias.  Sale una crema con un color fresa encendido y un fuerte sabor. 

Tomamos el molde y sobre la base de bizcocho distribuimos bien la crema de fresas.  Dejamos enfriar en nevera mínimo tres horas y luego puedes decorar con fresas que hayas reservado, gelatina, algunos caramelos.. a gusto de cada uno y según nos queda en la nevera o despensa.



11 comentarios:

Lidysan y Marcos - Los Mol dijo...

Teresa, se me acaba de hacer la boca agua con la hora que es¡¡¡se ve estupenda y la textura madre mia¡¡¡Alaa otra para hacer, aunque cuando llege más el calorcito, que fresquita debe estar de lujo

Amanda dijo...

TIene una pinta del 10 esta tarta. A mi también me encantan las fresas!!!
¡¿hojas de gelatina roja?! ¿Donde la compras?
Mil besotes.

wada dijo...

Que colorido tan bonito! hay que aprovechar ahora que es tiempo.
Un besito!

Akane dijo...

Qué color más precioso tiene esa tarta! Fantástica, perfecta para aprovechar las fresas.
Ánimo y no te estreses demasiado! La terapia de hornear es muy efectiva :) Y los mojitos con amigas también, claro!

Un abrazo

kanela y Limón dijo...

Que delicia de tarta!! y con ese color... Ummmm riquíiiisima.
Un besiño.

Filo dijo...

Que buena pinta, tiene que estar riquisima, sera cuestion de probar ,bss

Tere dijo...

Gracias a todas ¡¡¡

Amanda las hojas de gelatina roja las encoentré en Muller, en Porto Pi en Palma de Mallorca, es una cadena alemana. La marca es RUF. Espero que te ayude¡¡

dulceshoras dijo...

Qué pinta más rica que tienen esta tarta mousse, además muy práctica si se puede preparar de un día para otro : P

Un saludo y feliz finde!

Anónimo dijo...

La tengo que hacer :D
se me hace la boca agua solo de verla ^^

Anónimo dijo...

HOla Teresa.
Hace unos días, aprovechando que ya empezaba a verse fresas por los mercados, buscaba un postre y cuando vi tu tarta no me lo pensé.
Está bueníiiisima. Pienso repetir.
Muchas gracias por compartir la receta.
Un saludo.

Tere dijo...

Graciasss me has recordado que me falta la foto, ahora no hay excusas, tengo que hacerla para repetir foto¡ Un fuerte abrazo, Teresa