domingo, 2 de febrero de 2020

Galletas de Aceite de Inca {Semi Integral}


Estas galletas saladas son el sello de identidad de los mallorquines.  Quien no mete una bolsa de estas galletas cuando se va de excursión o de viaje en su bolsa? Los mallorquines hemos crecido con estas galletas como tentempié, canapés, solas, acompañadas con  queso, tomate, aceite, chocolate... de todas la maneras están buenísimas.

Del libro de recetas de Joan Seguí, Forn Sant Francesc,Panadería y repostería tradicional de Colandcol viene esta receta.  Este libro me encanta, está lleno de recetas tradicionales, superbién explicadas y hasta ahora todo lo que he hecho sale espectacular. El libro vino de las zarpas de Gus y los canguros que hago cuando sus papis están de viaje.


Vamos a por esa receta que por supuesto he tuneado y he cambiado a 50 % integral.

Ingredientes:
Para unas 40 galletas medianas.  Diámetro de un vasito de licor pequeño.
250 gr. de harina de trigo floja
250 gr. de harina de espelta integral (receta original total harina trigo 500 gr.)
87 gr. de aceite de oliva, en mi caso Señorios de Relleu
50 gr. de manteca de cerdo
100 gr. de agua
10 gr. de sal (receta original 15)
20 gr. de levadura fresca

Integramos todos los ingredientes hasta tener una masa homogénea.  Yo inicio el amasado con Kitchen Aid y posteriormente acabo con las manos.  Te aconsejo poner la manteca de cerdo derretida, mete en microondas unos segundos.

Dejamos reposar la masa unos 15 minutos.  Estiramos con las manos y con ayuda de un rodillo formamos un rectángulo.  Pliega como si fuera una carta, dejándola como un rectángulo.  En el dibujo adjunto como el 2. Vuelta Sencilla. Dibujo del Blog: http://palmeritasdehojaldre.blogspot.com/

Dejamos reposar otros 15 minutos y volvemos a pasar el rodillo hasta dejarla en un centímetro de grosos más o menos. 

Corta con un cortapastas o como en mi caso con un vasito de los de licor, preferentemente circular. Reparte dejando una pequeña distancia en dos bandejas de horno a las que pondremos papel de hornear.  Se suele hacer un punteado (en mi caso con tenedor) central para que no suban tanto en el horno y se cuezan bien.

Dejamos levar 2 horas, doblan tamaño.

Precalentamos horno a 180º.  Horneamos 35 minutos, toman un color dorado.  Una vez frías se endurecerán y toman el toque crujiente que las caracteriza.  Si lo consigues, el día de horneado si no caen todas en tu familia puedes guardar en un bote de cristal e ir disfrutándolas los siguientes días.

No hay comentarios: