lunes, 26 de abril de 2010

Bollo de Canela



Los domingos es un día perfecto para levantarse, hornear algún brioche o bollo que dejaras preparado en el horno el día anterior y disfrutar de un momento tranquilo de café, bollo y periódico.  Este domingo conseguí esa media hora tranquila para hacer todo ello.

En realidad es una adaptación Bollo - Kanelbullar, a mi me ha gustado ¡¡ Mi fuente de inspiración es una receta de mis "pendientes" de Kanela y Limón, que está muy detallada en su blog.

Ingredientes:

1 sobre de levadura de panadería seca (de 4,6 gr)
120 ml de agua.
1 huevo
350 gr. de harina de fuerza (más un poquito más si sale muy pringosa)
60 gr. de azúcar
40 gr. de leche
40 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
Adicional: canela a gusto, azúcar y mantequilla.  La yema de un huevo para "pintarlo" al final.

Forma una montaña con la harina tamizada.  Calienta en el microondas apenas unos segundos el agua, deshaz la levadura en el agua.  Ir haciendo en el centro de la harina un "volcán"  e ir incorporando el azúcar, el agua con la levadura, la leche, el huevo.  Mezcla todo bien, por último la mantequilla.  Te queda una masa algo elástica, pero se debe dejar trabajar o estirar. 

Tapa con papel film y déjala en un lugar cálido hasta que doble su tamaño.  Tardará una a dos horas.

Vuelve a trabajar la masa y estirarla con ayuda de un papel de hornear y un rodillo.  Forma un rectángulo.  Al rectángulo distribuye a gusto mantequilla, espolvorea con canela y azúcar y enróllalo.  


Enróllalo como un brazo de gitano.  Córtalo en porciones y distribuye en un molde que hayas engrasado con mantequilla y harina, o como en mi caso en uno de papel.  Tapa el molde con papel film, o en mi caso con una bolsa de plástico de las de congelar. Cada uno/a... con lo que tiene más a mano ¡¡



El sábado por la noche se quedó levando para ser horneado por la mañana.  Dobla su tamaño.




Lo he pintado con la yema de huevo y a hornear ¡¡¡ En horno precalentado a 170 º ha horneado unos 25 minutos, hasta que toma color moreno.  Por cierto, como mi horno es de los de nuestras madres: de gas, le pongo un molde de flan con agua para que este un poco húmedo, y siempre da buen resultado: un bollo super esponjoso y nada seco.

Deja enfriar y listo para comer ¡¡¡  Si lo conservas en un sitio hermético está igual de rico al día siguiente.  

6 comentarios:

Irene Navas dijo...

que delicia de bollo!me encanta!riquisimo!un besote

kanela y Limón dijo...

Fantástico este bollo!!! Riquísimo.
Un besiño.

Amanda dijo...

Woooww...se ve delicioso!!
Besitos

Akane dijo...

Qué riquísimo! Con canela, delicioso!
Es genial desayunar un domingo tranquilamente con algo bien rico horneado en casa; en Suiza mucha gente mantiene esa tradición y debería extenderse más por aquí :D

Un abrazo

MARÍA JESÚS dijo...

Tiene una pinta buenísima y con el saborcito a canela delicioso. besitos...

dulceshoras dijo...

mmmmm! una pinta estupenda, cuando estuve en Dinamarca el pasado Octubre comí unos bollos muy parecidos.. eran un vicio!!

Un saludo!