martes, 14 de abril de 2009

Viaje a Suiza



Estos días de fiestas los he disfrutado con un espléndido sol en Suiza. Quien me iba a decir que pasaría tanto calor como estos días?

Basel, Zurich, Schaffhauserland, Lucerna, Thun, Berna, han resultado ciudades llenas de luz y color. Afortunadamente para mi con los días festivos no estaban todos los días las tiendas abiertas ya que entre escaparates de pastelerías y tiendas creo que hubiera saturado a mis compañeras de viaje ya que literalmente se me iban los ojos y las piernas cada vez que veía una tienda. No solo es el país del chocolate, tiene unos bollos y un gusto exquisito en sus tiendas de repostería.
Hemos caminado, reído, desayunado, comido y cenado muy bien, lo peor es que no me quedaba sitio para postres¡¡, bueno, algún helado ha caído y también un intento fallido, está claro que nuestra leche pausterizada en España es distinta ya que su nata y cremas me resultaron muy pesadas al paladar.
Dos recomendaciones: no pidáis un Jumbo Jumbo de nada ;-), ja, ja, la cara de una de mis compis cuando vio el platazo de escalope que nos pusieron no tiene precio. Y el otro momentazo fue cuando pedimos una fondue de queso tradicional y una de mis amigas soltó muy seria que se había emborrachado... vaya "saque" tienen los suizos ¡¡¡ También es algo único encontrarte con un amigo y su familia por la calle, todos mallorquines, con lo dificil que es vernos a veces en nuestra propia ciudad para luego ir de viaje y coincidir a la misma hora y día en un punto tan alejado de Mallorca, me dio una gran alegría verlos.
Nosotras lo hemos hecho en tren en 6 días, 5 noches, os recomiendo el viaje, este país está lleno de gente amable, tiene unas ciudades muy alegres por el día y por la noche, y gastronómicamente donde hemos estado une Italia, Francia y Suiza dando unos resultados espectaculares y gran variedad en la cocina.

Viajamos con Easyjet y tienes un máximo de kilos sin coste para viajar, menos mal¡¡¡, tengo 4 hermanos, 6 sobrinos y volví cargada de chocolate para todos junto con azúcar con vainilla bourbon de un mercado artesanal en Lucerna, unos lápices para ayudar a decorar tartas y galletas, un pincha bizcochos (o algo así), corta pastas, y lo mejor: un corta pastas con letras¡¡¡ estoy deseando poder estrenar todas mis compras.

Compañeras, estoy triste, fin de este viaje, no se si podré esperar al año que viene para poder volver a disfrutar de otro viaje con vosotras ¡¡

3 comentarios:

sevimay dijo...

Vaya viaje te has marcado. Yo visité Suiza hace unos veranos y es una maravilla. Mi marido nació allí y tenía ganas de volver así que nos fuimos los cuatro 10 días.
Un beso.

Akane dijo...

Aaayyy, mi Suiza!

Me ha encantado tu relato del viaje, así he podido recorrer todos esos maravillosos lugares mentalmente :) Suiza sencillamente me encanta, la adoro; esas ciudades llenas de rincones con encanto, esos pueblos maravillosos, esos paisajes tremendos, esos bosques... y su maravillosa gente y su riquísima gastronomía!
Igual la tengo algo idealizada porque nunca he vivido realmente allí, pero yo disfruto como la primera vez de cada viaje.

Me alegro mucho de que tuvierais un buen viaje y de que te haya gustado tanto como a mi :) Yo también tengo problemas con las maletas al volver! Si es que en cada tienda se te van los ojos :P

Un abrazo ^^

Por cierto, este verano vuelvo para allá!

Tere dijo...

Sevimay, que pena no haberte pedido antes consejos¡¡

Akane, sin palabras, no me extraña que estes enamorada de ese país, ja, ja, lleva una maleta muy grande o pequeña (según te interese) en tu próxima visita